Contratar un fontanero y ahorrar tiempo

Si acabas de mudarte de casa y quieres cambiar los grifos para evitar mayores problemas en un futuro, lo mejor es hacer cualquier cambio necesario antes de instalarse. Y es que con mucha frecuencia las casas de segunda mano cuentan con grifos y cañerías que no están en demasiadas buenas condiciones y que pueden provocar incluso problemas de salud. Y como seguramente estás demasiado ocupado con el traslado de tus cosas y con las gestiones necesarias en estos casos, lo más aconsejable es contratar los servicios de un profesional de la fontanería. Además el presupuesto para cambiar un grifo no suele ser demasiado alto, aunque por supuesto puede aumentar si el traslado a tu domicilio es muy largo, aunque también se puede acordar previamente un precio para que ambas partes salgan favorecidas, especialmente si el número de los grifos que quieres cambiar van a dar unos beneficios considerables al fontanero de la fontaneria Valdemorillo.

Pero si solo necesitar cambiar un grifo, puedes hacerlo tú mismo. Para ello solo vas a necesitar sacar tu caja de herramientas y preparar un trapo, teflón, una llave de paso y un latiguillo flexible.

Lo primero será cortar el agua, algo que puedes hacer solo en la estancia en la que vayas a trabajar para que el resto de la casa siga contando con ella. Después abre el grifo para que se vacíen totalmente las tuberías y después desmonta el grifo viejo. Procura que las piezas queden en orden para montar el nuevo sin problemas. Antes de colocarlo, pon cinta de teflón alrededor de la rosca. Después enrosca el grifo a la tubería. Si no llega hasta el final no te preocupes ya que con la cinta de teflón hará tope. Cuando esté colocado comprueba que el agua corre de manera correcta y que todo está perfectamente instalado.